El lápiz

Anuncios

Acrílicos

Suele denominarse acrílica a cualquier pintura en la que el pigmento esté integrado en una resina sintética.  El desarrollo de la pintura acrílica como medio artístico se produjo a consecuencia de un imperativo social.  En los años 20, un grupo de pintores hispanoamericanos, querían pintar grandes murales para edificios públicos, algunos de ellos en los muros exteriores, expuestos al aire libre. Comprobaron que el óleo no duraría mucho en tales condiciones, y experimentaron con el fresco, pero esto tampoco resultó práctico. Necesitaban una pintura que se secase rápidamente y permaneciera estable ante los cambios climáticos. En realidad, lo que necesitaban existía ya desde hacía tiempo en el campo industrial, pero nunca se había empleado como vehículo para pigmentos: las resinas plásticas.

Las resinas acrílicas se hacen a partir de ácidos acrílicos y metracrílicos. Con las debidas adiciones, se consigue un medio soluble en agua. Tiene especial importancia el hecho de que la pintura acrílica se seca en cuanto se evapora el agua, una vez que esto sucede, en cuestión de minutos, ya no tiene lugar ninguna otra acción química. Esto significa que el artista puede añadir más pintura a una superficie completamente sellada; se puede repintar o aplicar veladuras con absoluta seguridad.

Lola Padrón. Acrílico sobre madera.

Lola Padrón. Acrílico sobre madera.

El acrílico se seca uniformente , sin los hundimientos que se producen en la pintura al óleo y por tanto sin cambio de color o de tono. La pintura es opaca pero se puede diluir hasta cualquier grado de transparencia. Se seca con rapidez pero se puede usar un retardador para hacer más lento el secado.

Las pinturas acrílicas se adaptan a una gran variedad de superficies. Se  pueden aplicar sobre casi cualquier soporte absorbente, lienzo, madera, aglomerado, cartón o papel ….

La acuarela.

Las acuarelas son pigmentos muy finamente molidos y aglutinados en goma arábiga, que se obtiene de las acacias. La goma se disuelve fácilmente en agua, y se adhiere muy bien al papel, además, actúa como barniz, claro y delgado, dando mayor brillo y luminosidad al color. 

Mucha gente cree que la pintura a la acuarela se inventó en Inglaterra durante el siglo XVIII, pero en realidad era una forma artística completamente desarrollada desde mucho antes. Los acuarelistas ingleses del siglo XVIII alcanzaron tales alturas que su forma de pintar llegó a conocerse como “El Arte Inglés” y a Paul Sandby se le llamó “el padre de la acuarela inglesa”; pero los verdaderos orígenes de la acuarela deben buscarse en otra parte. El alemán Alberto Durero merece más el título de “padre”, ya que empleó intensamente este medio, creando cientos de obras a la acuarela, mucho antes que Sandby y sus contemporáneos.

Alberto Durero

Alberto Durero (1471-1528)

Algunos artistas, emplearon acuarelas para apuntes rápidos de tipo atmosférico (arco iris, nubes moviéndose con rapidez, reflejos móviles) que más tarde emplearían como guía para pinturas al óleo de mayor tamaño. 

La principal característica de la acuarela es su transparencia, que se explota al máximo en el “estilo puro”, los tonos más claros (brillos, cielos luminosos, detalles blancos) los da el papel sin tocar, que suele ser blanco,pero que a veces lo colorea el artista antes de empezar. 

Podemos utilizar este medio de una u otra de sus formas características, como un fin en si mismo que difiere mucho en su intención y resultado. La acuarela es una forma artística muy expresiva y sensible.